Comunicado
Local

La OIM brinda asistencia integral a la población refugiada y migrante transcontinental y transnacional

Refugiados y migrantes de diferentes nacionalidades han cruzado el Darién durante años, un paso obligatorio para miles de personas que buscan llegar a Estados Unidos o Panamá. El 2021 marcó un récord en la cantidad de personas que arriesgaron sus vidas a través de esta selva, considerada una de las rutas migratorias más peligrosas del continente debido a sus condiciones geográficas y presencia de grupos armados organizados.

Según reportes del Proyecto Migrantes Desaparecidos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 133.000 personas cruzaron la frontera entre Colombia y Panamá el año pasado, entre ellos haitianos, cubanos, venezolanos y personas de países como Angola, Senegal, Brasil, Bangladesh, Uzbekistán y Ghana. 

Es por esto que, en respuesta al creciente flujo migratorio, la OIM y otras organizaciones aliadas han fortalecido su respuesta en departamentos como Nariño, Cauca, Valle del Cauca y Antioquia.

Con el apoyo de los Fondos Misionales de la OIM Colombia, entre enero y mayo de 2022 la respuesta se enfocó en mitigar los riesgos relacionados con la salud, brindar atención prioritaria y prevenir la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes, entrega de artículos no alimentarios y actividades de prevención de la violencia sexual y basada en género en Necoclí, Antioquia donde se concentra el mayor número de migrantes en tránsito.

Salud con enfoque diferencial y servicios esenciales para refugiados y migrantes

En el ámbito de la salud, la OIM fortaleció en vigilancia epidemiológica a la Secretaría de Salud Municipal y a la Empresa Social del Estado (ESE) Hospital San Sebastián de Urabá, para detectar oportunamente casos de enfermedades que pongan en riesgo la salud de las comunidades. Así mismo, el proyecto realizó la dotación de medicamentos, equipos biomédicos y capacitación al personal de salud para ofrecer a la población refugiada y migrante atención con enfoque diferencial.

Por ejemplo, con la Corporación Cleo, la OIM desarrolló una herramienta digital en creole (lengua criolla caribeña), francés, inglés y portugués que permitirá al personal sanitario del Hospital San Sebastián comunicarse en el idioma de los pacientes para conocer su estado de salud y poder brindar una atención inmediata para mitigar los desafíos que se presentan a los refugiados y migrantes durante su trayecto.

También, la OIM renovó la señalización del servicio de urgencias, para facilitar la orientación de los pacientes migrantes y de la comunidad de acogida.

Neyder Pupo Negrete, gerente de la ESE Hospital San Sebastián de Urabá, destacó la importancia de la atención con enfoque diferencial que se viene brindando a la población migrante extracontinental. “Es una población con una serie de dificultades que le afecta su salud, tanto física como psicológica. Nosotros debemos atender con el enfoque diferencial por toda esta serie de factores para que en su estadía se le pueda solucionar y tratar de la mejor forma posible”, indicó.
Con el Instituto Colombiano de Medicina Tropical (ICMT), a través de la unidad móvil del hospital, la Organización brindó consultas médicas, atención en psicología y entregó medicamentos a 588 migrantes.

En actividades de salud mental y apoyo psicosocial, 383 personas recibieron atención, de las cuales 206 fueron migrantes en tránsito y 177 de población de acogida.

Ángela* es nacional cubana y junto con su familia estuvo por unas horas en Necoclí. Allí, escuchó que había servicios gratuitos de salud. “Llegué a Necoclí con dolencias y una persona de OIM me dijo que tenían atención gratuita médica y que pasáramos. Entonces fuimos con mi mamá y me dieron la atención que necesitaba”, comentó.

Salud con enfoque diferencial y servicios esenciales para refugiados y migrantes

 

Apoyo con artículos no alimentarios, información y conectividad

Otra de las acciones que la OIM ha implementado es la entrega de artículos no alimentarios (NFI, por sus siglas en inglés) que contienen elementos esenciales de higiene, salud menstrual, elementos para el cuidado de las mujeres gestantes y lactantes y sus bebés, elementos básicos de supervivencia para el tránsito por la selva; por otro lado se difundió información para la prevención de la violencia sexual y basadas en género, y se dio acceso a estaciones de recarga para equipos móviles y wifi gratis. 

En el caso particular de Necoclí, 869 personas accedieron a la asistencia humanitaria a través de la entrega de 1.193 kits.. Estos esfuerzos se realizan con el apoyo de organizaciones como la Alcaldía de Necoclí, la Cruz Roja Colombiana y los Puntos de Atención y Orientación (PAO) de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Instituto Colombiano de Medicina Tropical (ICMT).

Apoyo con artículos no alimentarios, información y conectividad

Javier* es nacional venezolano y viaja con su esposa e hijos hacia Estados Unidos. Al llegar a Necoclí se enteró de que en la Unidad Móvil de Salud podían acceder a kits e información útil para su viaje. “Nos ayudaron con carpas que serán de gran ayuda durante el recorrido y nos permitirán descansar más cómodamente durante los días que estaremos en la selva”.

Para brindar el servicio de Internet gratuito, la OIM instaló 10 puntos de wifi en esta ruta migratoria. En total, 6827 personas se beneficiaron directamente de este servicio. Además de garantizar su conectividad, las personas accedieron a información para la prevención de la violencia sexual y basada en género y, a través de la tecnología de analítica wifi, hoy la OIM cuenta con información anónima sobre riesgos y necesidades de refugiados y migrantes que permite mejorar la calidad de la respuesta humanitaria. 
 
Prevención de la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes

De otro lado, con el fin de alertar sobre los riesgos de la trata de personas y el tráfico de migrantes e informar sobre estos delitos y violaciones de derechos humanos, la OIM implementó diferentes estrategias de sensibilización y capacitación dirigidas a refugiados, migrantes y comunidades de acogida en Necoclí, llegando a más de 2.500 personas, de ellas 2.273 refugiados y migrantes y 296 miembros de comunidades de acogida.

A través de los muelles de tránsito marítimo, la Unidad Móvil de Salud de la OIM y de la carpa de la Cruz Roja Colombiana, ubicada en la playa de Necoclí, la población beneficiada recibió orientación en español, inglés y francés. En estos puntos de atención recibieron orientación frente a ruta segura para refugiados y migrantes, accedieron a servicios y material informativo en francés, inglés, español, portugués y creole haitiano para llevarlos durante su recorrido. 

El trabajo con comunidades de acogida estuvo orientado a la realización de diferentes talleres de capacitación dirigidos a Juntas de Acción Comunal (JAC), estudiantes de grados décimo y once de dos instituciones educativas, líderes sociales, organizaciones de la cooperación internacional y funcionarios públicos. 

“Los temas de las capacitaciones han sido muy relevantes. Aquí en Necoclí y en las veredas donde no se llega con esta información, mucha gente no conoce sobre la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes”, afirmó uno de los líderes sociales participantes de las actividades.
Las autoridades del municipio también participaron de las actividades de sensibilización y trabajaron en la articulación de las rutas de asistencia a posibles víctimas de trata de personas, de acuerdo con las competencias de las instituciones, ejercicio que contó con el acompañamiento del Ministerio del Interior.  

Las sesiones fueron impartidas a través de una metodología lúdica y participativa, con el uso de historietas y diferentes recursos que hicieron más comprensibles los delitos y violaciones de derechos humanos. Estas actividades de sensibilización y formación contaron con el apoyo de la Corporación Apoyar.

Prevención de la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes

Como complemento a estas acciones, a través de vallas móviles OIM difundió mensajes de prevención en las diferentes vías de los municipios de Necoclí y Turbo. También implementó una estrategia digital a través de Facebook y redes de wifi de la Organización en la ruta Ipiales- Necoclí, con consejos para evitar caer en las redes de trata de personas, en diferentes idiomas. 

De esta forma, y en articulación con entidades del Gobierno colombiano, organizaciones internacionales y de la sociedad civil, OIM continúa apoyando los esfuerzos colectivos para brindar una respuesta integral a la población refugiada, migrante y de acogida.

*Algunos nombres han sido cambiados para proteger la identidad de sus protagonistas.

 

SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES