Esta es la historia de un hombre que desde joven lucha por sus derechos y los de su comunidad. Con 60 años y una escuela en la calle, el profe Pájaro es reconocido por sus vecinos como un gran líder. Una miscelánea y sus conocimientos pedagógicos son las huellas que -de la mano del proyecto Ciudades Incluyentes, Comunidades Solidarias- el profe Pájaro busca dejar en Bucaramanga una apuesta a la integración.

“Insistir para poder progresar. Sin eso no construimos vida”: con esta frase el profe Pájaro da por terminada su clase. Una mesa de plástico y unas cuantas sillas de madera antigua vuelven a ser reacomodadas en su casa, tras el adiós de sus 30 alumnos entre los siete y catorce años. Todos participantes del proyecto Ciudades Incluyentes, Comunidades Solidarias.

 

En Bucaramanga, el proyecto Ciudades Incluyentes, Comunidades Solidarias fortaleció 18 emprendimientos en una apuesta por la integración comunitaria entre refugiados y migrantes venezolanos, así como comunidades de acogida.

El profe Pájaro llegó a un barrio de Bucaramanga (Santander), hace más de 20 años. Un hombre que con seis décadas vividas mantiene en firme la creencia de que la solución está en la unión de la comunidad sin distinción.

“En frente de mi casa vi un grupo de niños jugando y los invité a aprender algo más allá de la escuela. Para mí la escuela es constructor de vida, no importa si eres colombiano o venezolano. Lo que importa es dar oportunidades y por eso fundé la escuela de la calle. Un espacio que es de todos y para todos. Entonces los chicos se forman en la comunidad, con la comunidad y para la comunidad”, explicó el profe Pájaro. 

Con esa voluntad de servicio y liderazgo, el profe Pájaro se sumó al proyecto Ciudades Incluyentes, Comunidades Solidarias, una iniciativa interagencial entre el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Habitat) con el apoyo de la Unión Europea  , que busca reducir las condiciones de vulnerabilidad de refugiados y migrantes venezolanos e incrementar la resiliencia de las comunidades de acogida en seis países de América Latina y el Caribe.
 

Con su emprendimiento de miscelánea, el profe Pájaro promueve un acceso a la educación de niños y niñas en situación de vulnerabilidad.

Este proceso le permitió emprender en el sueño de tener una miscelánea y continuar apoyando a los niños y niñas de su comunidad. “Aquí somos uno: tanto colombianos como venezolanos luchamos juntos por salir adelante. Ahora, mi tienda es un lugar de encuentro para todos los que buscan aprender. Desde un borrador hasta cómo hacer un ejercicio de matemáticas, saben que el profe Pájaro los puede ayudar”, agrega. 

En Bucaramanga, la iniciativa Ciudades Incluyentes Comunidades Solidarias, promueve 18 unidades productivas que buscan implementar acciones innovadoras desde una perspectiva de atención y protección a los refugiados y los migrantes, la integración socioeconómica, la gobernanza migratoria y la planificación hacia un desarrollo urbano inclusivo.

“Ciudades Incluyentes, Comunidades Solidarias nos permitió reconocernos e integrarnos desde lo que somos. Ese reconocimiento que hemos tenido como líderes nos ha ayudado a fortalecer la hermandad, le hemos bajado a los tonos de indiferencia y a integrarnos más”, puntualiza. 
 

SDG 1 - FIN DE LA POBREZA
SDG 11 - CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES
SDG 17 - ALIANZA PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS